jueves, 17 de mayo de 2007

¿QuE sErÁ dE mI aHoRa CuEnTaCuEnToS?


Recuerdos asoman a mi cabeza cuatro días después, tan nítidos que podría tocarlos si cerrara los ojos, fue todo tan real...

Primero quedar, el viaje, mi llegada a la casa. Después vinieron las risas, los momentos inolvidables, los niños del pueblo, las ventanas que no cerraban, el niño del radiador, los nervios por la espera. La ansiada llegada de todo el mundo, abrazos, nervios, ilusiones, las primeras fotos, el contacto con el sofá rojo, las primeras novatadas picantes, tras las cuales llegaron las venganzas no menos picantes. Las canciones, las sorpresas, los momentos únicos, las llamadas, lo inolvidable, un sobre con mi nombre, un cd, un montón de historias por contar y por ser contadas. El miedo, la vergüenza, la mímica, los sustos, los intentos de sustos, intentos de dormir no logrados quizá por la misma realidad que parecía un sueño, una mirada, una palabra.

El amanecer en mis ojos, conocer caminos nuevos, nuevas sorpresas, barbacoas, morcillas cerveceras, nuevas historias, misterio, alegría, tartas, felicidad, emoción, globos, sonrisas, magia. Canciones, emociones, miradas cómplices, momentos inolvidables, apachingamiento, intimar con y en el sofá, chistes malos, juegos, aventuras fantásticas, sombras, puentes, quesos, trivials.

No distinguir el día de la noche, el sueño de la realidad, la contagiosa alegría, nuevos momentos de felicidad, de libertad, de creación, monos con corbata, castillos encantados, iglesias, páginas en blanco, sonrisas, alfileres, duendes, bailes y obsesión verde. De repente sin saber como ni porqué viajes, despedidas, besos, mil besos, últimas miradas, últimos abrazos, un hasta siempre, un hasta pronto. Sin quererlo desperté.

El sueño parecía tan real que soñé que lo vivía, ¿ocurrió de verdad? La próxima vez que me ocurra no despertaré, me quedaré envuelta en la magia de una casa rural, con gente mágica, con momentos mágicos. Ahora cierro los ojos y creo que hasta puedo tocarlos una vez más, un momento más. Cierro los ojos. Quiero vivir en un sueño del cual no quiero despertar.

Gracias a todos por hacer que este gran sueño se cumpliera. Os echo de menos.... hasta pronto

8 comentarios:

Larisavel dijo...

¿Y de mi, que será de mi? Os echo de menossss, buahhhhhhhhh!
Me ha encantado, se me han puesto los pelos como escarpias, incluso me has recordado varios momentos... ayssss, que gran quedada.

Mil besitossssss

Klover dijo...

Jo...que bien te ha quedado...no lo hubiera echo mejor...como una especie de pelicula....me ha venido todo a la mente jijiji...
te olvidaste del monstruo de las galletas jijijij
Un abrazito!!!

Queremos otraaaa!!!

Jara dijo...

Tia no paro de ver fotos, de leer relatos del fin de semana y cada cual se me hace más difícil. Al final me vais a hacer llorar y todo.

Menuda nochecita llevo.

Que genial, que velocidad, ha sido como vivirlo en Madrid con toda esta prisa que siempre llevamos. menudo estres!!

muchos besos guapa!! muchos eh?

Niobiña dijo...

Ya verás como muy pronto tú y yo nos estamos abrazando y diciéndonos miles de tonterías... Ya verás...

Os eché mucho de menos aquel fin de semana... Estuvisteis muy presentes en mi mente y sé que yo en las vuestras también...

Os quiero!!

Besines de todos los sabores y abrazos de todos los colores.

El inventor de la morcilla cervecera dijo...

Ainss...cada recuerdo está ahi, nítido, en la memoria de todos los que estuvimos allí. Ahora os echo de menos, no puedo evitarlo, cuando veo las fotos se me hace un nudo en el estómago...
mil besos!

Livtrase dijo...

Me estoy leyendo cada una de vuestras crónicas del finde y viendo las fotos y es casi como haber estado alli... como me hubiera gustado...
A la próxima no puedo faltar!! :)

Un mono con corbata dijo...

Pues sí, estupenda recreación, emotiva recreación. Mi corbata me aprieta, en otra quedada me la aflojais un poco ;)

besos!

Asiria dijo...

Se puede palpar, sentir la emoción que emana de tu narración. Podrán leerse las palabras pero es aquello que no se ve, aquello que nos quieres transmitir y consigues hacerlo lo que produce la magia que envuelve a la kedada.
Nos llega, y lo que recibimos es felicidad, alegría, y eso siempre se agradece!!
Gracias por compartir tan bellos momentos.
Un abrazoo!!