jueves, 13 de septiembre de 2007

CuEnTaCuEnToS: Quiero que mi vida sea de esas que se inmortalizan en un libro...

Quiero que mi vida sea de esas que se inmortalizan en un libro. Siempre he sido un poco rara la verdad, tan rara que de pequeña apenas tenía amigos. La verdad es que no me extraña, cuando eres pequeño no entiendes muchas cosas, y la verdad es que los demás tampoco entendían que yo fuera extranjera y que no tuviera padre. A veces yo tampoco lo entendía, para que negarlo, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que para padres como ese mejor no tener. Y bueno, el tiempo fue pasando, yo fui creciendo aunque la verdad tengo que reconocer que más de una vez me he negado a ello, con lo bien que se está siendo pequeño... pero a veces también tiene sus desventajas, si, no puedes beber... no puedes salir por la noche... no puedes viajar solo... aunque claro, yo en ese aspecto también soy algo rara ya que desde siempre he estado muy vigilada por mi madre ¿dónde? ¿con quién? ¿por qué? ¿hasta cuando? un cuestionario que debía rellenar aunque solo fuese a tirar la basura para lo cual tenía que salir de la puerta, coger el ascensor, darle al cero, recorrer la entrada, abrir la puerta, dar dos pasos, abrir la tapa del cubo y hacer el camino inverso.

Pero bueno, el tiempo fue pasando y mis rarezas aumentando. En el colegio, en el instituto, iba creciendo y me iba dando cuenta de que vivía en un mundo aparte, que las cosas que yo consideraba correctas no lo eran para la mayoría de las personas, que mis gustos, mis opiniones no las encontraba reflejadas en los demás, estaba sola, como la mayor parte de mi vida, viéndome obligada a tomar mis propias decisiones sin saber si estas serían las adecuadas, intentando no dañar a nadie aunque yo saliese herida. Siempre me ha dado igual eso del que dirán, yo iba a mi bola, a ratos, y a otros ratos simplemente me dejaba llevar.

La vida pasaba ante mis ojos y yo era una simple espectadora, llegó el momento de elegir carrera, y por rara elegí en la cola para entregar la solicitud, quizá impulsada por un nosequé que me dijo, hazlo, por una vez pon lo que quieres poner y no pienses en el futuro, hazlo hoy y arrepiéntete mañana, pero hazlo. Y así fue como acabé haciendo biología, una carrera sin futuro, pero que me gusta.

Mil decisiones importantes siguieron a aquella primera que no tomé yo, la primera decisión de mi vida, nacer. La verdad es que creo que por vaga hubiese dicho que no, pero me hubiera perdido todas las cosas buenas y raras que hay en este mundo, tantas que sería imposible nombrarlas a todas, tantas que sería imposible no olvidar alguna. La segunda tampoco la tomé yo, ¿con papá o con mamá? ellos eligieron por mi, ahora veo las cosas distintas... desde el otro lado... sin vendas, sin tapujos, sin porqués. También me alegro de que aquella decisión fuera la acertada, porque quien sabe como hubiera acabado todo si me llego a quedar en Italia, con mi padre, mejor no pensarlo mucho, sería igual de rara, igual de todo.

En esta larga y difícil carrera de obstáculos que a cada uno le toca vivir, me estoy dando cuenta que lo raro te hace diferente, pero a la vez te hace ÚNICO.
Sí, soy única, con mis cosas buenas y malas, y sí, quiero que mi vida sea de esas que se inmortalizan en un libro. ¿Pido demasiado?




Dedicado a todas las personas únicas, porque sí, porque se lo merecen.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Primerrrr. Me alegro de que seas de las raras porque ya hay demasiada gente normal o anormal (quizá los raros sean los demás) me ha gustado muchiiisimo tu relato y como refleja lo ajenos al mundo que nos sentimos a veces.

Besitos ;)
Luz de Luna

Larisavel dijo...

Ayyyy, que bonito lo que has escrito cn mi frase, me he venido rauda y veloz a leerlo.

Lo que más me gusta, eso que se refleja de que lo raro es único, y lo único es especial. Y porque los raros lo valemos!!! Muy autobiográfico, me alaga porque algo he aportado yo, jejeje.

Perdón por no contestar el otro día, lo vi tarde y estoy sin saldo, pero no podía porque a parte de tarde, estaba estudiando, jooooo, la próxima vez no hagas visitas tan fugaces!!!

Muchos besis

Scry dijo...

Vaya reflexión...
Yo tenía una mejor amiga, éramos las dos raras, yo era feliz. Y eso es lo que cuenta, ¿no?
En Italia habrías sido tú, habrías sido distinta, pero tú.
Bióloga... este verano he conocido a dos chicos que están estudiando eso y mmmm vaya chicos! :P
Se nota que ha sido escrito muy de fondo, de verdad, de verdad del cuentacuentos!
un besote de fresas y moras!!!

Dulce Locura dijo...

El termino "RARO" en sí, ya es ambigüo. Porque nos hayan educado de una manera, y luego veamos algo "diferente", ya lo calificamos de raro... Debemos ser más tolerantes, aunque a veces nos cuesta (y yo me incluyo también).


Viva los únicos!




Un beso dulce

Carla dijo...

¿Demasiado? ¡Bueno, yo no creo que pidas demasiado al querer que tu vida sea única! Una bonita reflexión la tuya!!

Por cierto, no sé si te acuerdas de mí. Hace muchísimo tiempo que no me paso por el cuentacuentos, de hecho que no ejerzo de navegante por los blogs, pero espero estar de vuelta!

Un abrazo

Cendra

Eira dijo...

Yo creo que eres mucho más que única, eres especial, y para mi ser raro no es nada malo. Yo le digo a mi novio a diario lo raro que es y le quiero un montón.

¿sabes? Yo tengo claro que a mi no me gustaría ser igual al resto del mundo. Todos somos diferentes y eso nos hace especiales como tú dices.

A mi me encanta como eres.

Un beso raro :P

MARISELA dijo...

Todos somos únicos y todos merecemos que nuestras vidas estén reflejadas en un libro.
Es muy bonito todo lo que has escrito y si continuases, sería ese libro que te inmortalizara, porque es muy interesante y me ha gustado como lo has contado.
Un abrazo.

Queralt dijo...

¡Claro que no! Tú pide lo que quieras, porque sólo pidiendo hay opción al hecho de recibir...
Tu relato parece una especie de autobriografía. Si es así, enhorabuena. Por todo, que no es poco.
Mermelada de cerezas y un abrazo.

Queralt.

Anónimo dijo...

La cuestión no está en ser rara, que quien te dice que los raros no sean los demás, y como tal tú eres única, cada uno lo somos, nunca hay dos seres iguales y mucho mejor la verdad.

La cuestion es estar agusto con lo que eres y quererte así.

Y yo lo hago.
1 besino

y que vivan los raros porque somos ÚNICOS!!

jARA

___________________ dijo...

Vaya. La verdad es que de pequeños creo que todos nos sentimos un poco raros. En mi caso lo pase fatal por ser raro, pero llegado un momento me dejó de importar y me puse a disfrutar de mis rarezas¡ Y no veas como me lo paso!

Un abrazo,

Pedro.

niobiña dijo...

La decisión más importante que marcó mi vida tampco la tomé yo... La tomó Dios por mí... Mi hermana o yo...

Por culpa de esa decisión yo también soy única y en mi casa me han sobreprotegido como a la que más...

A veces me pregunto si no habría tomado la decisión equivocada... Y le odio por haber tenido que elegir entre las dos...

Hoy que estoy tristona, ya ves... Recordando...

Besos miniña!!

Klover dijo...

En el fondo todos somos raros de alguna forma, y amoldarte al tópico y a la norma es dejarse vencer. Tus rarezas me parecen encantadoras.

Un besote

Carabiru dijo...

Qué va!!! Pides lo justo y necesario!

Ha sido muy bonito leer tu relato.

Salu2

Munlight_Doll dijo...

Yo también me considero única XD Me ha salido un texto parecido a éste, y puede que por ello me haya sentido tan identificada con el tuyo :)
Un beso único,
Mun

~ dijo...

Eres Gloria, cada decisión, cada indecisión, cada recuerdo, cada sueño, cada sonrisa, el brillo de una lágrima, el hueco que deja tu ausencia, ese torrente de alegría que trae tu presencia, no, no eres rara, eres humana, única porque lo somos, cada uno únicos, pero nos une la suerte de conocerte!
Eres Gloria, te parece poco??
Un abrazo!!